Reflexiones, Temas de Salud

La enfermedad emocional y el riesgo psicosocial en época de crisis

En época de crisis, empresas más impacientes y enfocadas al cien por cien a resultados. Por eso no se ven claras inversiones, por ejemplo, en redes sociales, cuyos resultados suelen darse a largo plazo, y muchas PYMES creen que están perdiendo el tiempo en social media. Profesionales de la comunicación bajo presión, enfocados en el marketing, en las ventas, y menos fe en contenidos que vayan creando despacio imagen de marca, credibilidad, fidelidad, mejor comunicación, interacción con el cliente, etc.

Hecha la introducción a partir de la situación que vive el colectivo profesional al que pertenezco, quiero hablar del estrés en general que crea la presión y el desconcierto; de la angustia de este tiempo de crisis, que acaba afectando a todos los ámbitos de la persona, especialmente, al familiar: los niños son un colectivo que ya está afectado por el estado emocional de sus padres.

Estaría bien que el próximo día 28, dia mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, centrado este año en la Prevención de la enfermedad profesional, se mirara muy a fondo la enfermedad emocional que han causado la prima de riesgo, la reforma laboral, los recortes, el déficit y demás espadas de damocles que se ciernen sobre el personal en activo. En cuanto a los seis millones de desempleados… ésta es una historia paralela que suele acabar en el mismo sitio: la enfermedad.

El estrés, el desconcierto y la angustia acaban en las consultas de los médicos. Y eso genera profesionales sanitarios desbordados por las emociones -las de sus pacientes y las suyas propias- que hay que sanar. Y todo eso, cuando ni hemos hablado de lo importante que es reducir el riesgo psicosocial para que no acabe derivando en otras enfermedades.

El cuerpo pasa factura a la angustia, que no se nos olvide. Es hora de parar. De cambiar de actitud, pese al contexto. Porque, ¿dónde vamos? Una pregunta que implica a todo y todos, pero que ahora mismo solo podemos resolver a nivel personal, cada uno por su cuenta, y lo primero es tomar consciencia.La primera regla para una buena actitud profesional-emocional podría ser buscar acciones de valor cada mañana como manera de afrontar la agenda. Pocas acciones, sencillas, pero que den valor al tiempo trabajado. No importa cuánto, sino cómo trabajamos.

Yo, desde el luego, todavía no renuncio a una situación feliz en el trabajo. Los tiempos dirán…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s