Gente que me interesa (entrevistas), Temas de Salud

“No podemos curar a todo el mundo, pero podemos cuidar a todo el mundo”

Entrevista a Gabi Heras, creador del Proyecto HU-CI, Humanización de los cuidados intensivos, que tiene el objetivo claro de volver a la atención sanitaria centrada en el ser humano.

El Proyecto HU-CI es un foro y punto de encuentro entre pacientes, familiares y profesionales de la medicina y enfermería intensiva para mejorar desde el punto de vista humano el cuidado asistencial en esta área.

Hoy cuenta ya con un equipo de 22 personas dedicadas a la investigación, formación y docencia; inspira y contagia a sanitarios de otras áreas o especialidades y se va haciendo eco cada vez más en la sociedad. Quizás, porque, al final, todos somos pacientes y todos acabamos agradeciendo un trato asistencial de calidad que cuide también aspectos emocionales.

Gabi Heras se dió cuenta de la UCI que era lo suyo recorriendo hospitales de Bolivia en su último año de carrera a través de una beca de la Agencia Española de Cooperación Internacional. Allí dice que había pocos medios; los pacientes estaban malísimos e inframonitorizados… Se ‘enganchó’ a estos cuidados y estuvo a punto de quedarse. Pero volvió a España y terminó su carrera en medicina, sabiendo que su especialidad profesional seguramente iría por aquí.

¿Desde tu experiencia como médico intensivista, cuál es tu visión de la UCI en nuestro país?
Nueve de cada diez pacientes de la UCI sobreviven. Comparado con otros países del mundo, las cifras de mortalidad son muy bajas en esta área. El desarrollo tecnológico es brutal, hacemos una medicina muy buena, pero no es suficiente. Además, hay que tratar mejor a las personas y volver a ponerlas, estén enfermas o no, en el centro del sistema.

La recompensa como médico en esta área, cuando salvas una vida, debe ser enorme.
En la UCI vives muchas situaciones de mucho estrés; tienes que estar muy centrado y enfocado en lo que estás haciendo. A veces, hay que hacer las cosas tan rápido que no puedes casi ni pensarlas, y si tú te derrumbas en aquellos momentos, se derrumba el paciente…

Cada vez hay más profesionales de la salud que se contagian de este movimiento a favor de mejorar el trato humano en la sanidad.
Algunos profesionales te dicen: “¿Qué pasa; que no somos humanos?”. Claro que somos humanos… Pero si somos autocríticos desde nuestra profesión podemos hacer las cosas mejor. Hoy, el 90 por ciento de la gente es sensible a esta humanización de la sanidad. A los profesionales de la salud les invitamos a pensar: “¿Qué puedo hacer yo para mejorar el sistema?”. Pero no para cambiar directamente el sistema, sino mi entorno de trabajo con los pacientes, mi día a día con mis compañeros. Y estos pequeños cambios generan cambio, es un movimiento que genera movimiento, una espiral de emociones positivas.

 

<span style="color: #000000;">Gabi Heras escribe a diario a favor de esta medicina de trato más humanizado en su blog <a href="http://www.humanizandoloscuidadosintensivos.com/" target="_blank">http://www.humanizandoloscuidadosintensivos.com</a> y forma ya en distintas áreas y especialidades de la medicina.</span>
Gabi Heras escribe a diario a favor de esta medicina de trato más humanizado en su bloghttp://www.humanizandoloscuidadosintensivos.com y forma ya en distintas áreas y especialidades de la medicina.

 

¿Qué actuaciones vuestras destacarías en la UCI?
Nos preocupamos de cómo están los profesionales de la salud, porque sabemos que si no cuidamos al cuidador el sistema se va a pique. Y por primera vez, alguien se pone a escuchar a las familias, porque las salas de espera están llenas de amor hacia las personas ingresadas, y nosotros decimos que este amor que cura tiene que estar dentro, en la UCI, alargando el tiempo de visitas, por ejemplo.

Otro cambio y una forma además de generar conciencia es escuchar a los pacientes. Estamos inmersos en nuestro día a día, y muchas cosas de cómo viven los pacientes los procesos hospitalarios nos pasan desapercibida. Somos expertos en UCI, pero a lo mejor nunca hemos estado en una cama en cuidados intensivos. Por eso, normalmente, los principales generadores de cambio son los propios profesionales que sí han vivido esto como pacientes y después cuentan la experiencia a sus compañeros. Y a lo mejor te dicen: “¿Te acuerdas de que por la noche nos poníamos a hablar delante del paciente…? Pues, cuando estás ahí tumbado ‘te da por saco’ que se pongan a hablar de fútbol”.

Evitar el ruido nocturno en un hospital o en la UCI…
Sí, aumentar el bienestar, porque el paciente está está rodeado de cables, aparatos y alarmas, además del ruido de otros pacientes que a veces gritan de dolor…

¿Es importante empatizar con el sufrimiento de un paciente?
En las charlas que doy, cada vez me llevo más conmigo a pacientes, porque no es lo mismo que yo hable de un trasplante que que te lo cuente alguien desde su experiencia de trasplantado. Y es una manera de llegar a entender bien este sufrimiento.
Como dicen en paliativos, creo que es verdad que cuando uno se acerca al sufrimiento de las personas esto tiene premio. Cuando te pones en la piel de un paciente, sufres, claro, se te remueven cosas. Históricamente, ha funcionado el que a mí no me afecte, porque parece que es como un bombero, que si se acerca corre el riesgo de quemarse. Pero, ¿qué pasa si como médicos nos acercamos al sufrimiento del paciente? ¿Qué hay de malo en que te afecte o en profundizar en este sentimiento?

Este trabajo, normalmente, es vocacional, si no, creo que no hay quien lo aguante. Acercarte al sufrimiento me llena de energía, me conecta con mi parte más importante como persona y como profesional de la salud. Y cuando uno está conectado con su vocación, es más eficaz, más eficiente, hace mejor su trabajo y es más feliz haciéndolo. Mejora, en definitiva, el trato con el paciente, que percibe que eres más empático con él, y mejora el trato con la familia del paciente. Desde este acercamiento es todo mejor.

¿Se le pregunta al paciente si tiene miedo? ¿Sería bueno preguntárselo y saber cuál es su nivel de angustia?
No se hace; normalmente, no se habla de ello. El miedo, pero el de todos los implicados en el proceso de curación, es invisible… El miedo del paciente, el del médico… Partimos de que parece que tú como médico no puedes fallar y de que no puedes tener este miedo. Porque, claro, si me equivoco, igual el paciente fallece. Pero resulta que el paciente a veces se muere porque se tiene que morir. No podemos curar a todo el mundo, pero podemos cuidar a todo el mundo.

Y cuidar el lado emocional del paciente.
El factor emocional no se mide; no hay monitores para medir esto. Todo lo emocional, normalmente, queda oculto.
Cuando un paciente de la UCI te mira con su nivel de angustia, de miedo, de sufrimiento, con sus ganas de vivir, tú puedes contestarle desde este silencio, con una mirada, con un gesto. Hay pacientes con los que nos comunicamos así, con la mirada. Pero, muchas veces, hay que quererse comunicar con la gente. Porque vamos tan rápido y tenemos tanta prisa asistencial, que aunque nos gustaría dedicarle más tiempo a la gente, no lo hacemos. Y fallamos. Pero yo ya me he dado cuenta de esto, y con cada paciente estoy todo el tiempo que tengo que estar.

No te imaginas lo beneficioso que es sacar a pasear a un paciente de la UCI en el momento que ya está estable. Bajamos a hacerle pruebas a escáner, pero no le sacamos de paseo, y a lo mejor lleva treinta días sin recibir ni la luz del sol ni el aire. Los pacientes cambian de una manera espectacular cuando los sacamos fuera, porque se conectan con la vida, se dan cuenta de que siguen vivos, por decirlo de alguna forma. Luz y aire curan.

Desde este proyecto estamos también contra la rigidez de horarios de visita de la familia, y a favor, por ejemplo, de que participen en los cuidados del paciente. Porque, normalmente, ¿quién le va asear mejor que alguien de su familia que le quiere?

Lo más deshumanizante que puede haber para un paciente hoy en la UCI…
Las sujeciones mecánicas. Un paciente atado es una práctica que atenta contra la dignidad humana. Si lo haces porque no tienes personas suficientes para sujetarlo o porque no tienes protocolo adecuado de sedación, lo que tienes que hacer como profesional de la salud es denunciarlo. Muchas veces, para humanizar lo primero que hay que hacer es poner a más humanos en plantilla o reubicarlos.

Otro de nuestros objetivos es que haya psicólogos para pacientes y para familiares de la UCI. Hay control con sedantes, lo que se denomina sujeciones farmacológicas: si el paciente da guerra, se le seda. Pero si este paciente sufre, nosotros proponemos que esté más unido con su familia, y con esta mejora emocional por la compañía se reduce el consumo de fármacos.

¿Están preparadas las instituciones sanitarias para un cambio de paradigma? ¿Es a través de todos este ruido mediático alrededor de la necesidad de humanizar más los cuidados que van a entrar?
Soy de la opinión de que cada uno sabe por qué hace las cosas. Y si es por imagen, a mí ya me vale, porque esto va a repercutir en la calidad de los cuidados de los pacientes.
El plan ‘humaniza’ en sanidad interesa a todos. Al final, todos somos pacientes; la enfermedad y la muerte son procesos democráticos.

¿Tendría que ser una asignatura más en las facultades de medicina, enfermería, etc.?
Las competencias técnicas son importantes; el enfermo va al médico para que le curen. Pero, como digo, no podemos curar a todo el mundo (de algo tenemos que morir). Cuidar a los pacientes es lo importante.
Por eso, sería interesante ofrecer desde la carrera de medicina o en enfermería herramientas de autocuidado para los propios profesionales de la salud y también para la gestión de sus emociones. O buena formación en comunicación, para saber, por ejemplo, cómo se tienen que dar las malas noticias a los familiares de un paciente… Son asignaturas que a nosotros en medicina nunca nos dieran, y hemos ido aprendiendo por ensayo y error. Si la gente sale aprendida y formada en estas competencias denominadas ‘blandas’; en aspectos que tienen que ver con las relaciones humanas, con la ética, con lo espiritual, en esta educación en valores, que considero tanto o más importante que saber de medicina, esto repercute en la calidad de la asistencia. Y soy de la opinión de que si tú estás humanizado contigo mismo y tienes un alto grado de conciencia, tu entorno mejora.

¿Cuáles son tus herramientas para curarte de todo lo que vives?
El silencio. No estamos acostumbrados a estar diez minutos en silencio, y a mí esto me conecta conmigo mismo. Mi terapia es también expresarme con el mundo escribiendo en mi blog a primera hora de la mañana.

Entiendo que mi trabajo es como otro cualquiera, aunque es verdad que lo vivo con mucha intensidad en todos los aspectos. En momentos muy dramáticos, como cuando fallece un paciente porque se tiene que morir, si has conseguido generar el buen clima para que el paciente lo haga tranquilo con su familia, esto puede ser también un motivo de satisfacción profesional. Porque, a veces, el objetivo es una muerte de calidad. Aunque parece que solo estamos enseñados para que no se muera la gente y que la sanidad española está montada para arreglar cosas. Muchas veces nos ponemos malos por tontos. La gente tiene que ser responsable de su propio cuidado. Un objetivo de la sanidad es educar en salud, en responsabilidad personal, en autocuidado. La sanidad puede ser la palanca de cambio para que toda la sociedad se reeduque en valores.

“La revolución de la emoción se basa en el mejor trato. Usar la tecnología humana, que es la mejor tecnología que llevamos dentro”

 

Vídeos

El cuidado de lo invisible

Morir es otra parte de la vida

Entrevista publicada en www.elemotional.com

@soniamarcamps

Anuncios
Gente que me interesa (entrevistas)

Zulema Bagur, retrospectiva; despullar l’ànima, expressar vida

Vaig cobrir una de les primeres exposicions de pintura importants de na Zulema Bagur, artista destacada de Menorca, com a redactora en pràctiques l’any 1996 en un mitjà de comunicació local. Va ser una de les meves primeres entrevistes, a la meva primera època fent de periodista. Han passat uns 20 anys, que coincideix bastant amb el període que recull la retrospectiva de la seva obra exposada ara a la sala municipal El Roser de Ciutadella de Menorca.

L'artista, Zulema Bagur (Foto: Antoni Mercadal)
L’artista, Zulema Bagur.

No recordo què vaig escriure, però no he oblidat que el seu art em venia gran… Recordo la dificultat de posar negre sobre blanc aquelles pinzellades de quadres amb tanta personalitat; de la mar, de paisatges amb caràcter illenc, del port de Maó, immens al natural i en la seva obra, pintat amb traços dinàmics, amb pura expressió de moviment, captant la llum d’un capvespre i la seva vida.

He tingut la sort de poder visitar ara l’exposició de la seva retrospectiva, desglossada en temàtiques que són veritablement ‘ismes’ en la seva pintura i que recorre l’essència d’aquesta artista. I que respira la seva ànima. Zulema Bagur em fascina no només pel seu art, sinó pel seu caràcter artístic, per la seva forma metòdica de treballar, cuidant tots els detalls, buscant sempre avançar en la seva forma d’expressar-se; creixent, mostrant cada vegada més obertament la seva sensibilitat, que és especial.

port

Al seu pinzell s’hi afegeix ara l’escriptura de paraules, que tímidament col·loca de vegades en els seus quadres, com una forma d’apropar-se més al seu públic. O de murmurar-li una mica més el que sent. Com qui està cridat a sortir de darrere el pinzell, perquè la seva veu es desborda de pur sentiment i busca més llenguatges. Una cosa que, personalment, agraeixo, per com fa vibrar el que diu en el decorat dels seus quadres. Si el seu art fos poesia, seria un haiku, crec. Per aquesta sensibilitat i manera oberta d’exposar-la, d’arribar a la puresa de les coses. A la veritat de les coses. Naturalesa, pedra, mar…

pedra terra

Es veu en aquesta retrospectiva aquesta evolució del seu art,  d’artista incansable a la recerca de noves tècniques, de noves formes de presentar, de noves formes d’expressar-se, d’experimentar, de connectar. Fins arribar a la seva obra actual, que emociona amb quadres que, com dic, incorporen un collage de paraules, com si fossin, literalment, l’expressió de la seva veu artística, que parlen de la seva forma d’entendre l’art, de viure la seva experiència artística quan s’enfronta a un llenç, la seva manera de captar un paisatge, d’entendre’l, o d’entendre la vida. Com qui ha comprès, potser, que el seu compromís és compartir aquesta visió tan pura de la bellesa, que va desglossant en la seva obra.

linea escrita

Commouen els seus quadres en aquesta sala d’exposicions, també per com està tot col·locat i per la cura dels detall. De la mateixa manera que cuida cada cosa al seu taller; mimant molt meticulosament fins a la paleta de colors. Amb el mateix esperit, segurament, que conserva cada retall de paper que és un record dels seus treballs en diferents camps, com el disseny. I després, aconsegueix integrar-los en el seu art, en aquesta mostra que reviu el seu camí artístic des de 1990. L’obre, entre d’altres quadres, una pintura a l’oli del seu avi treballant a la banqueta de sabater. No era perquè sí aquesta sensibilitat de tan jove amb la història dels seus avantpassats. Anirà cobrant forma al llarg del temps amb devoció pels colors de Menorca, per la seva arquitectura, pels seus orígens. Recreant-se en materials que són essencials, com la pedra de marès, i fent poesia amb el seu pinzell, fins atrevir-se a escriure:

Tallada per mà,
pel temps
per la intempèrie
per aigua
aire
llum
et formes
vius

Precisió pictòrica i semàntica a l’hora d’exposar tot el que evoca. Com quan descriu la vegetació o el mar captat des de l’aire, que vesteix amb traços que abasten totes les tonalitats de l’univers marítim menorquí, i al qual també dedica paraules escrites, com qui descriu un estat de l’ànima:

L’horitzó cada cop més amunt
La terra, cada cop més propera
Viatge, sempre endins cap a l’ànima.

Aquesta exposició és com un port… després d’un llarg viatge. Em connecta amb els meus orígens i al lloc anímic on vull estar, i quedar-m’hi. Agraeixo aquest retrobament amb l’artista a l’illa, que coincideix amb els meus 20 anys d’absència.

Illa Connexió

Viatges, navegar, volar
Latituds, rutes, camins
Naus, Vaixells, barques de nivells
Ressons d’aquí i d’allà
Del món llunya
D’Altres Indrets
Cultures, llengües,
Encontres, intercanvis
Compartir idees
Coneixements
Sensibilitats
Arts
Riures
Paraules

unnamed

El seu art és, en fi, una parada necessària. Una alenada d’essència. Gràcies.

Zulema i Sonia (Foto: Antoni Mercadal)
Zulema i Sonia.
Gente que me interesa (entrevistas)

Zulema Bagur, retrospectiva; desnudando el alma, expresando vida

Cubrí una de las primeras exposiciones de pintura importantes de Zulema Bagur, artista destacada de Menorca, como redactora principiante en 1996 en un medio de comunicación local. Fue una de mis primeras entrevistas, cuando daba los primeros pasos trabajando como periodista. Han pasado unos 20 años, que coincide bastante con el periodo que recoge la retrospectiva de su obra expuesta ahora en la sala municipal El Roser de Ciutadella de Menorca.

No recuerdo qué escribí, pero no he olvidado que su arte me quedó grande… Recuerdo la dificultad de poner negro sobre blanco aquellas pinceladas de cuadros con tanta personalidad; del mar, de paisajes con carácter isleño, del puerto de Maó, inmenso al natural y en su obra, pintado con trazos dinámicos, con pura expresión de movimiento, captando la luz de un atardecer, su vida.

la foto (64)
La artista, Zulema Bagur (Foto: Antoni Mercadal)

He tenido la suerte de poder visitar ahora la exposición de su retrospectiva, desglosada en temáticas que son verdaderos ‘ismos’ en su pintura y que recorre la esencia de esta artista. Y que respira su alma. Zulema Bagur me fascina no solo por su arte, sino por su carácter artístico, por su forma metódica de trabajar, cuidando todos los detalles, buscando siempre avanzar en su forma de expresarse; creciendo, mostrando cada vez más abiertamente su sensibilidad, que es especial.

A su pincel se une ya la escritura de palabras, que tímidamente coloca a veces en sus cuadros, como una forma de acercarse más a su público. O de susurrarle un poco más lo que siente. Como quien está llamado a salir de detrás pincel, porque su voz se desborda de puro sentimiento y busca más lenguajes. Algo que, personalmente, agradezco, por cómo hace vibrar lo que dice en el decorado de sus cuadros. Si su arte fuera poesía, sería un haiku, creo. Por esta sensibilidad y manera abierta de exponerlo, de llegar a la pureza de las cosas. A la verdad de las cosas. Naturaleza, piedra, mar…

pedra terra
Se ve en esta retrospectiva esta evolución de su arte, de artista incansable a la busca de nuevas técnicas, de nuevas formas de presentar, de nuevas formas de expresarse, de experimentar, de conectar. Hasta llegar a su obra actual, que emociona con cuadros que, como digo, incorporan un collage de palabras, como si fueran, literalmente, la expresión de su voz artística, que hablan de su forma de entender el arte, de vivir su experiencia artística cuando se enfrenta a un lienzo, su manera de captar un paisaje, de entenderlo, o de entender la vida. Como quien ha comprendido, quizás, que su compromiso es compartir esta visión tan pura de la belleza, que va desglosando en su obra.

port

linea escrita
Conmueven sus cuadros en esta sala de exposiciones, también por cómo está todo colocado y cuidado cada detalle. De la misma forma que cuida cada cosa en su taller; mimando muy meticulosamente hasta la paleta de colores. Con el mismo espíritu que le lleva a conservar cada retal de papel que es un recuerdo de sus trabajos en diferentes campos, como el diseño.

Y después, consigue integrarlos en su arte, en esta muestra con la que revive su camino artístico desde 1990. Lo abre, entre otros cuadros, con una pintura al óleo de su abuelo trabajando en su taller de artesano zapatero. No era porque sí esta sensibilidad de tan joven con la historia de sus antepasados. Irá cobrando forma a lo largo del tiempo con devoción por los colores de Menorca, por su arquitectura, por sus orígenes. Desembarcando en materiales que son esenciales, como la piedra de marés, y haciendo poesía con su pincel, hasta atreverse a escribir:

Tallada per mà,
pel temps
per la intempèrie
per aigua
llum
et formes
vius

Precisión pictórica y semántica a la hora de exponer todo lo que evoca. Como cuando describe la vegetación o el mar captado desde el aire, que viste con trazos que abarcan todas las tonalidades del universo marítimo menorquín, y al que también le dedica palabras escritas, como quien describe un estado del alma:

L’horitzó
cada cop
més amunt

La terra,
cada cop
més propera

Viatge,
sempre endins
cap a l’ànima.

catàleg nu

unnamed

Esta exposición es como un puerto… después de un largo viaje. Me conecta con mis orígenes y al sitio anímico donde anhelo estar, y quedarme.  Agradezco este reencuentro con la artista en la isla, que coincide con mis 20 años de ausencia.

Illa connexió

Viatges, navegar, volar
Latituds, rutes, camins
Naus, vaixells, barques de veles
Ressons d’aquí i d’allà
Del món llunyà
D’altres indrets
Cultures, llengües,
Encontres, intercanvis
Compartir
idees
Coneixements
Sensibilitats
Arts
Riures
Paraules

Su arte es, en fin, un destino necesario. Una bocanada de esencia. Gràcies.

Zulema y Sonia (Foto: Antoni Mercadal)
Zulema y Sonia (Foto: Antoni Mercadal)

 @soniamarcamps

Gente que me interesa (entrevistas)

“El arte no da respuestas; plantea nuevas preguntas”

El cuadro ‘Doctor, cúrate a ti mismo’ fue con el que descubrí a Carles Gomila, artista menorquín que ha dado otra dimensión con su estilo a los grandes clásicos. A veces, a través del arte asociado a las fiestas de Sant Joan de su Ciutadella natal, recreándose en sus símbolos y en toda su plástica, ya de por sí impresionante; produciendo con ello una pintura de tintes claramente mediterráneos.

carles
Retrato del artista, Carles Gomila, y pigmentos. (Foto: Itziar Lecea).

Leer la entrevista en el Emotional magazine

Gente que me interesa (entrevistas)

Entrevista a Jordi Silvente: Emprender y coworking

Con el objetivo de conocer un poco más con qué red cuenta el emprendedor. Y porque creo en la necesidad de los soportes al emprendimiento al que, nos guste o no, muchos estamos abocados profesionalmente, en parte, como forma de superviviencia. Con la ventaja de que hacerlo es construir un camino dirigido hacia proyectos mucho más acordes con quiénes somos, esto es, con lo que nos gusta o sabemos hacer. Por esto esta entrevista a Jordi Silvente, presidente de Cowocat y apasionado del coworking.

Su forma de entender o de hacer coworking se define bien en su propio espacio, Alpha Espai Coworking; abierto, realmente, a multitud de propuestas, y donde dar respuestas (o soluciones) es poner en marcha el recurso de la creatividad, que al fin y al cabo, para él, es como tener que reinventarse a diario…

Mi experiencia profesional con Jordi Silvente es una historia de buena predisposición con mis ideas para su espacio, si ve que aportan beneficio a su ‘comunidad’. Es decir, a sus coworkers, la gente que trabaja de forma autónoma alquilando espacio físico, utilizando infraestructura y compartiendo recursos en las instalaciones de Alpha Espai Coworking. Su manera de hacer o de entender el coworking ha ido creciendo progresivamente en el año y poco que lleva de andadura, con toda la filosofía que narra en esta entrevista su director, Jordi Silvente.

Jordi Silvente.
Jordi Silvente.

¿Qué es coworking?
Tiene una definición inicial de utilización de espacio compartido. Pero el concepto ha ido evolucionado, y, desde luego, me quedo con una definición que traspase este concepto de mero espacio físico. Significa que el coworking lo que propone es compartir espacio en una comunidad donde también se comparte conocimiento, talento, innovación, capacidad de riesgo y experiencia. Esto es lo que aporta la gente que está en una comunidad de coworking.

¿Los valores irían por aquí?
Los valores en la forma de empujar proyectos serían otros; valor social, recuperar las formas genuinas de hacer las cosas…

¿El concepto cooperación tiene mucha fuerza en este tipo de espacios?
Coworking no deja de ser un ‘co’. En Cross innovation el valor es la capacidad de hacer las cosas de manera ‘co’, basándose en conocimiento, en el cruce colaborativo, en lo cooperativo…

Tengo un proyecto, ¿qué encuentro en espacios como el tuyo?
Cuando alguien tiene ganas de emprender, si en el entorno en el que se mueve no hay espíritu emprendedor, se entra como en un estado de pánico… “¿Cómo vas a arriesgar tu talento, tu dinero… Búscate un trabajo estable”… Nos encontramos con estas y otras frases similares con las que el entorno crea miedos y nos condiciona. En el ecosistema de coworking ves que toda la gente habla como tú, que los miedos se tienen, pero se comparten; que este tipo de emociones están, pero se comparten. Las ideas se tienen, y se comparten. Los esfuerzos se hacen y se comparten, y se complementan. Y te fortaleces.

¿Te ayuda a crear redes, por decirlo de alguna forma?
Pone las bases para un buen trabajo de equipo, donde cada uno desempeña un papel necesario o primordial. Que permite ir del trabajo en equipo al trabajo en red… Aquí es cuando se consigue la excelencia, cuando ya no se necesita un buen entrenador (me gusta compararlo con el baloncesto, que es mi deporte favorito). El trabajo en red es eso, no hay jerarquía. La red crea en cada momento al líder necesario para que el proyecto salga adelante. Y cada cual cumple su rol, su función.

Y esta manera de crear red necesita un sitio. ¿Qué aporta un espacio físico compartido?
La posibilidad de verse las caras, el valor relacional, porque siempre hay un momento en los vínculos profesionales que se van creando donde la relación tiene que ser física. El éxito de un espacio de coworking es cuando tu comunidad interactúa bien en un mismo espacio.

¿Cómo es la nueva cultura empresarial que está emergiendo y qué le aporta el coworking?
El mapa de ocupación está cambiando; cada vez hay menos trabajo para asalariados y más gente que trabaja por proyectos. Las empresas tendrán de cada vez menos estructura interna, con lo cual la idea del coworking les aporta soluciones. Gente nutrida de talento y de experiencia en un espacio de coworking, donde las empresas pueden encontrar los recursos y las personas o perfiles necesarios.

De esta forma es como las empresa se ahorran costes…
Pero, es que ya es así. La empresa ya no siempre puede permitirse estructuras que no son propias de su actividad, así que tendrá que ir a buscarlas fuera cuando sea necesario.

Ventajas para la empresa. ¿Cuáles son las que obtiene el profesional con esta nueva cultura del trabajo?
Capacidad de irse formando continuamente. La posibilidad de estar siempre aprendiendo y aportando, porque nunca estará haciendo lo mismo, ni para las mismas empresas. Te obliga, desde luego, a tener una capacidad de adaptación y de mejora constante para resolver todos los proyectos. Y con ello, creces.

¿El emprendedor está angustiado?
Es un poco el panorama; el emprendedor está angustiado, sí. No ocurre en el emprendedor tecnológico, con un target de gente más joven, que, por decirlo de alguna forma, va a buscar la oportunidad. Es un sector donde las estadísticas de éxito son grandes, porque hay una especie de burbuja que busca este talento. Después, está el emprendimiento de profesionales fuera del ámbito tecnológico (aunque siempre está la herramienta tecnológica que te apoya; webs, apps…), y éste es el duro; esta gente tiene que picar mucha piedra; buscar acompañamiento, afinar los proyectos, paso a paso, con alguien, y establecer sinergias en un ambiente donde no te falle el soporte. Siempre digo, uno puede emprender solo, pero no tiene por qué emprender en solitario. Te puedes rodear de gente que está haciendo lo mismo que tú que te da el empuje necesario para llegar a los sitios.

Todo eso requiere tener siempre a punto la máquina de la creatividad.
Sí. Yo mismo tengo que reinventarme a diario para dar forma a todo esto y llevarlo a algún sitio. El punto clave de las redes y sinergias que vas creando es saber controlarte; no estar siempre en las nubes. Tener ideas es fácil. La diferencia entre tener ideas y llevarlas a cabo está en la acción.

Como presidente de Cowocat, ¿cómo ves el mapa del coworking?
En Cataluña, y en Barcelona, en concreto, hemos creado en una estructura de coworking cuya densidad por habitante es la más grande del mundo. Hablando de ello con expertos, hemos visto que en Cataluña es como si no hubiera desaparecido el tejido asociativo tan característico de siglos atrás. La cooperativa del siglo XXI es el coworking. Y lo curioso es que entre los coworkers, el 50 por ciento es gente extranjera. Desde Cataluña estamos aportando visibilidad, y queremos hacer del coworking una verdadera estructura para las personas que quieran emprender. Un tejido donde haya realmente dinamización económica.

En Barcelona, tengo la sensación de que se han puesto algunas bases para ello, con instituciones que son referentes en apoyo al emprendimiento, como Barcelona Activa… ¿Puede que sea así?
Barcelona Activa es referente, qué duda cabe. Han sido un motor importante al emprendimiento las incubadoras o aceleradoras de proyectos. No habían llegado al concepto coworking, y ha sido la iniciativa privada quien lo ha puesto en marcha. Ahora es cuando la administración estás viendo en ello un tejido muy importante, porque es el recorrido natural de estas incubadoras o aceleradoras, allí donde tienen que ir a parar muchos de los perfiles que han estado sobre el techo de las facilidades administrativas. Y que yo, desde luego, apoyo.

La empresa y la universidad están ya implicadas en esto, y les interesa. Se transforman ya biblioteca en espacios para coworking, para que los jóvenes empiecen a tener una cultura en esta forma de trabajo, y para que cuando acaben la carrera o su formación tengan la opción real de elegir entre buscarse un trabajo como asalariados o decir: ¡emprendo, y sin miedo! Y sé que si hay las herramientas necesarias para potenciar y asegurar el emprendimiento los riesgos disminuirán.

Jordi Silvente se formó profesionalmente en multinacionales con conductos de aprendizaje y en entornos donde las personas creían en las capacidades de sus empleados. Pero, en los últimos años, dice que se dio cuenta de que había otras formas de hacer las cosas, y que veía que en las organizaciones jerárquicas los valores se pierden… Fuera de una multinacional, añade, el mundo se mueve. “Yo me subí al movimiento donde el conocimiento, el talento, la experiencia, la innovación y la capacidad de riesgo compartido con personas te hacen crecer continuamente; donde el aprendizaje y transmitir tu conocimiento nunca acaba”.

Aporta alta formación financiera, control de gestión, dirección de unidad de negocio y dirección de equipos y de proyectos multidisciplinares. “Pensé que encajaba con una nueva manera de hacer las cosas profesionalmente…” Por eso, coworking, “por eso, mi forma de trabajar y de ver la vida están en el concepto coworking”.

alpha espai

Gente que me interesa (entrevistas)

Teresa Baró: “Éxito en comunicación es ser generosos con las palabras y los gestos”

Teresa Baró es autora de La gran guía del lenguaje no verbal, y una de las grandes expertas en la materia de este país, con colaboraciones periódicas en radio y televisión hablando sobre la importancia del lenguaje de los gestos; además de formadora, maestra y referente en habilidades de comunicación.

Quien controla su comunicación está más cerca de conseguir lo que quiere”, has dicho.
Normalmente, nos comunicamos de una manera espontánea e intuitiva, creyendo que hacerlo así es una virtud, porque nos han explicado que la autenticidad es una cualidad. Y es cierto: lo es. Pero tiene un riesgo, y es que no seamos demasiado conscientes de qué comunicamos y qué consecuencias puede tener esta comunicación. Por eso, el hecho de estar atentos a cómo nos comunicamos, de cómo son los demás con los que nos comunicamos y cómo nos perciben o qué necesitan, permite afinar nuestro mensaje a y nos acerca más a los resultados que queremos obtener. En cambio, si nos guiamos solo por la intuición, si no está suficientemente desarrollada, podemos equivocarnos de forma estrepitosa al comunicarnos, al relacionarnos.

teresa¿Con la comunicación podemos mejorar las relaciones?
Hay quien quiere ver en el dominio de comunicación un intento de manipulación, recalcando el efecto perverso que puede tener. Podría ser así, es verdad, porque quien domina estas herramientas puede utilizarlas para conseguir objetivos ilícitos. Ahora bien, cada cual elige con qué finalidad utiliza estas herramientas. A mí, me parece que una mejor comunicación, utilizada con ética, siempre redunda en mejores relaciones; porque si somos capaces de escuchar más, de entender más, de saber qué necesita el otro, y de poderlo ofrecer con la comunicación, las relaciones se hacen más solidas, más provechosas, incluso con personas que apenas conocemos. Porque nosotros elegimos si el instante en el que intercambiamos palabras con un desconocido, con la cajera del supermercado, por ejemplo, se convierte en un momento agradable del día o al revés. Y cuando la conversación es agradable, estas sensaciones, normalmente, se contagian en los demás.

Leer toda la entrevista en el Emotional magazine

Gente que me interesa (entrevistas), Sensaciones

Ana María Matute

He tenido la suerte de entrevistar dos veces a Ana María Matute. Ha sido de las entrevistas más emocionantes que he realizado. Y las dos veces lo hice en compañía de mi amiga y compañera Raquel Garcia Ulldemolins, con quien viví y compartí toda la emoción de estar al lado de esta mujer tan mágica, inteligente; tan niña y frágil a la vez.

La primera entrevista fue hace 13 años. La última, hace apenas uno; sabiendo que sería la última. Aprovechándola al máximo, mirándola al máximo, escuchándola al máximo, admirándola al máximo, encontrando de nuevo a la niña Ana María Matute, no soltándola ni un minuto, tan conscientes de que sería la última vez.

Su muerte me ha dejado muy triste, y sé que Raquel también lo está. Las dos veces salimos de su casa impactadas por su sensibilidad, por su inteligencia, por su forma entrañable de ser y de sentarse a charlar con nosotras. Admiradas por su literatura, por cómo narraba cada respuesta. Por cómo nos contaba su vida, como en uno de sus cuentos, cuando recorría sus recuerdos de infancia. Tenía el don de transportarnos por la niña que fue y que todavía se manifestaba tan abiertamente en el último encuentro, pese a su vejez, a la lentitud de sus palabras y movimientos. Salíamos impregnadas de toda su magia, fascinadas.

Solicitamos a su hijo la última entrevista sabiendo que sería la última. Fue la última, Raquel, aunque costaba creer. ¡Qué afortunadas por la felicidad de estos ratos con ella, y qué huérfanas hoy!

Ana María Matute, en una foto que le hice junto a mi amiga Raquel Garcia Ulldemolins, compañera de entrevista y de las emociones que nos regalaba.
Ana María Matute, en una foto que le hice junto a mi amiga Raquel Garcia Ulldemolins, compañera de entrevista y de las emociones que nos regalaba.

Entrevista a Ana María Matute

Ana María Matute, de 87 años, con aires de la niña que fue pero sin abandonar la imagen de gran autora literaria ni el aplomo que confiera su inmensa obra literaria… Nos recibe en su casa y nos regala una mirada atenta y su predisposición a batallar cualquier pregunta. Como si fueran lo importante las preguntas y las respuestas en esta entrevista… Nos bastaba compartir un rato mágico con ella; sentirnos cerca de su esencia personal, de sentimientos y pensamientos, que dice, “tienen que ir a parar a algún lado seguro cuando todo acaba”. Como si no supiera que su esencia ya no puede acabar nunca porque está en todos sus cuentos y novelas.

Leer toda la entrevista en el Emotional magazine

sonia_matute
Foto de Raquel G. Ulldemolins.

Gente que me interesa (entrevistas)

Entrevista a Raquel Lanseros: “La poesía es hija de la vida”

“Solamente si alguna vez amaste
con uñas y con dientes
sin red
sin salvavidas
aciertes a entender el vértigo insondable
que se extiende a los pies del desengaño”
RAQUEL LANSEROS

Entrevista a la autora en el Emotional magazine:

Y extracto de sus respuestas.

“La poesía es una gran maestra”
“Poder identificarnos con lo que reflexionaron, o lo que sintieron, o con lo que les pasó por el corazón y la cabeza a los grandes poetas de la historia tiene el efecto de una gran lupa”.

“En la filosofía, como en la poesía, que no deja de ser su prima hermana, es difícil hablar de oídas y ser convincente”

“La memoria es lo que nos confiere identidad. Y la memoria es otro de los grandes temas de la poesía; la identidad, tanto personal como colectiva. La memoria es fundamental para saber quiénes somos, para saber quiénes seremos y para saber quiénes fuimos”.

“En el momento en que se crea la comunicación se crea el arte: “Las Meninas” no existirían sin la mirada del admirador de la pintura”.

“Creo que una responsabilidad de los poetas es ofrecer el tiempo presente al tiempo venidero. Independientemente que yo vaya a durar o no, porque, como decía Juan Ramón Jiménez, “nunca te juzgan tus coetáneos”, desde el punto de vista de la perduración. La literatura tiene esa parte de responsabilidad: legar nuestro tiempo a otros tiempos, por si hubiera alguien a quien pudiera interesarle”.

Toda la entrevista en el Emotional magazine

Captura

Gente que me interesa (entrevistas)

Graciela Figueroa: conseguir la alegría a través de la danza

Graciela Figueroa es bailarina, coreógrafa y terapeuta psicocorporal de gran prestigio internacional. Hace casi 30 años abrió en España Espacio Movimiento Río Abierto, formación para el desarrollo humano que combina lo mental y emocional con lo corporal. “Según te muevas, cambian tu mente y tus emociones”. Era un titular suyo en un periódico, y quise profundizar: saber a partir de qué mecanismos la danza consigue estos efectos tan geniales, y cómo lo trabaja con sus alumnos.

Leer más en el Emotional magazine

Gente que me interesa (entrevistas)

Entrevista a Santi Balmes

Santi Balmes es letrista, compositor y cantante de este grupo tan ochentero, tan indie, tan pop, tan disco a veces, tan actual, tan urbano y tan de Barcelona que es Love of Lesbian. Su último disco, “La noche eterna – Los días no vividos”, ha cautivado a sus fans y consolidado al grupo aquí y fuera de España.

Quizás son las melodías, o esta voz de banda a lo movida, o estas letras tan cotidianas, tan del mundo real y a veces oníricas. “Yo mataré monstruos por ti”, una de sus frases, da título a un cuento infantil escrito por el propio Santi Balmes.

En esta entrevista a la primera y sin complejos por el tamaño de el Emotional magazine, apuesta por las pequeñas revoluciones interiores de la gente, de estos “seres únicos” que aparecen en una canción de su último disco:
“A veces pienso que en el mundo real hay tres bandos. Unos que viven y otros que lo intentan. Los terceros sólo sueñan”. Pues eso, que nos emociona.

Leer más en el Emotional magazine